NUESTRO EMPLUMADO MULTICOLOR QUIERE SER ROSA. EL GALLO DE MARZO VUELA CON LORRAINE COCÓ


     Desde que empezamos con esta historia siempre  hemos dicho que hay muchos autores que merecen nuestro Gallo, pero que hay que guardar un orden porque no se pueden dar todos de golpe. Si veis los Gallos que ya han volado, podréis observar que han ido a nidos de gente que ya lleva un tiempo en esto, de gente que empieza y lo hace bien, de gente que publica en editorial o se autopublica. La esencia es que lo que leemos nos parezca, en conjunto, un buen libro. Una buena historia bien escrita. Un buen autor. Y eso es lo que tenemos este mes de Marzo, en Mayo, (como siempre con retraso), una autora que nos gusta desde el principio: Lorraine Cocó.

     Las que  seguimos en RRSS a Lorraine Cocó podemos ver día a día que lo suyo es trabajar, porque sí, escribir bien es duro, es un trabajo y muy respetable. Nuestras primeras lecturas de ella se remontan a la autopublicación de su serie Amor en cadena que posteriormente han salido a la venta de nuevo con Harper Collins, Sello HQÑ. Y si algo nos quedó claro en esas primeras lecturas, es que la autora, para nosotros entonces una desconocida, se lo curraba, porque los libros hay que currárselos como todos los trabajos, y no currárselos de cualquier forma, sino con cariño, que eso lo nota el lector. Perfecto equilibro de amor, humor y esa dosis de erotismo con clase, que diferencia, desde nuestro punto de vista, lo que es elegante de lo que, a  las llanas, resulta ordinario.
      
     Lorraine Cocó es además una autora muy versátil, que es capaz de tocar la contemporánea a secas, la fantasía/paranormal (serie La Portadora) y que, en breve, nos traerá una serie de suspense romántico. Pero además, ¡sopresa!, escribe también literatura infantil. Buscad a L. Marie y os encontraréis El hada de los susurros, ¡Ay! ¡Qué risa! y Polo y el cementerio de los coches.


     Todos sus libros están hechos con amor, con un gran respeto al lector, tanto los publicados con sello editorial, como los autopublicados, que en ningún caso, lo repetiremos hasta la saciedad, quiere decir descuidados. Mima a sus lectores y supone una inyección de optimismo a diario. Y si algo la define es el rosa, pero no el rosa pasteloso que empalaga, sino el rosa sereno, discreto, elegante, pero que también sabe decir aquí estoy yo. 

     Lorraine, nos hubiera encantado mandarte este Gallo,



pero el que vuela es el de toda la vida.

     En definitiva, como siempre decimos, el Gallo va a quién nos da la gana, y en este caso, además, está más que justificado que Lorraine Cocó lo tenga en su nido, por los buenos ratos que nos da y por el cariño y el respeto con que trata a sus lectores, ya sean adultos, ya sean niños en edad de aprender a leer.

      Si queréis seguirla en R.R.S.S. pinchad los enlaces de más abajo


     En su web, que nos encanta,  podréis comprar sus libros, conocer las novedades e, incluso, comprar cositas muy chulas


     Por si os apetece leerle a algún niño (siempre tenemos alguno alrededor propio o ajeno) aquí tenéis sus libros infantiles

     
  Damos las gracias a aquellos que nos leéis, a los que seguís nuestras recomendaciones y las disfrutáis y a los que no. Nos despedimos por hoy y nos vamos a cazar libros. 

Comentarios

  1. ¡Mil gracias, preciosas!
    Me hace una ilusión enorme y luciré el gallo en casa con infinito orgullo.
    Me habéis emocionado.
    Un besazo. ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que le hace un buen nido. A mejores manos no ha podido ir a parar. Besotes

      Eliminar

Publicar un comentario